El Cirque Du Soleil

Ya está.  Por fin he hecho el Cirque.  He plantado un arbol, he escrito un libro, he tenido un hijo (bueno, dos hijas) y ya he visto al gran Cirque du Soleil. 

              Por fin he llegado a la carpa de espectáculos por excelencia.  Hizo falta un cumpleaños y un esfuerzo para conseguirlo, pero se hizo y bien.  Fue todo lo mágico que me podía esperar, con diversión para todas las edades, aunque es posible que los peques no disfruten tanto como los mayores, ya que para muy es muy sofisticado para ellos y pierden muchos detalles y guiños.   Pero se lo pasan muy bien de todas formas.  Las acrobacias son los más impresionantes de todos, y los skits también son de buena calidad.  Ha sido un placer conocerlo. 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *