Mi Amigo el Español: ¿Quieres qué?

Lo bonito de comentar sobre otro idioma es que normalmente se hacen observaciones sobre algo del que ningún nativo se daría cuenta porque porque les resulta tan natural.  Pero a nuestros oídos pueden resultar algo chocante.  Fijaos que el otro día estaba en coche ensandwichado en el asiento de atrás entre dos sillas de bebés.  Nos entreníamos dentro de lo que se puede sin llegar a grandes cosas porque al final, los niños se aburren en un coche con bastante facilidad, por muy divertido que parezcas.  Al cabo de un rato, la niña de unos tres años anunció bien alto que había un tema que se tenía que atender con bastante rapidez.  Era:  ¡Quiero pis!

      “¿Quieres qué?”

      “Pis.” Repitió escuetamente.  Los niños no suelen andar con historias.  Van al grano.

      Claro que entendí lo que quería decir, por algo soy profesor, pero no dejaba de sorprenderme la forma de expresarse cuando se quiere ir al baño.  Lo peor fue que los padres reforzaron esta técnica.  “¿Quieres pis cariño?  Muy bien.  Ahora paramos.”

      Claro está, de nuevo, que los mayores no iban a entrar en la tienda exprés de la gasolinera para pedir un vaso de orina para su hija, sino llevarle al servicio para que se alivie.  Pero una vez más,  me hizo mucha gracia que también lo utilizasen, y cuando se lo dije se echaron a reír y dijeron que era verdad.  Que no se habían percatado de eso antes.  Y que qué curiosidad.  ¿Cómo era posible?

      Fácil.  Total si las dos partes se ponen de acuerdo, no hace falta decir las cosas como es debido.  Mientras se comunican, se entienden y se responden, existe la comunicación.  A veces es lo único que existe.  Tanto me gusta “quiero pis”, que creo que voy a empezar a emplearlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *