La CIA y yo

Pues daban lluvia para ayer e hizo un sol espléndido, así que hay que esperar más.  Parece ser que los meteorólogos están tan desesperados con la falta de precipitaciones que están dispuestos a decir cualquier cosa.  Pero hay que tener fe, pero fe de verdad, así como paciencia porque, a pesar de lo que digan los expertos sobre la actual sequía (según algunos informes es la peor en siete décadas), eso de pasar largos periodos sin que caiga ni una gota de lluvia es algo bastante frecuente en este país.  Y no me habléis del cambio climático…el clima siempre está cambiando.  Además, hace setenta años en el 1941, unos de las sequías más terribles de la historia española, ¿qué?  Como decía yo. Hay que tener fe en las cosas y no como los feligreses de un pueblo de España.  Fue hace años y el párroco de la iglesia al terminar la misa anunció que el domingo siguiente iban a celebrar una misa especial y pedir a Dios que haga todo lo que sepa hacer para que llueva.  Animó a todos a venir.  Pues efectivamente, siete días después, ahí estaban todos los miembros de la congregación sentados en los banquillos mientras salía el cura.  Les miró en silencio y con cara de consternación como se les da tan bien a los sacerdotes cuando están mosqueados.  Antes de dar comienzo a la misa les dijo, “Tengo que reconocer que me siento decepcionado, pero realmente desilusionado.  Veo que habéis venido sin mucha fe.  Porque si mal no me acuerdo, les dije hace una semana que íbamos a juntarnos hoy a rezar por la lluvia veo que nadie ha traído paraguas.”

         Pues eso.  Pero no venía a hablar de eso.  Es que la historia me acordaba a Bienvenido Mr. Marshall, que, a su vez, me recordaba a los americanos y España, que, a su vez, me hizo teclear la palabra “Spain” en mi buscador, que, a su vez, hizo que saliera la C.I.A. entre los primeros en la lista.  ¡Qué gracia! Me dije.  A ver que tiene que decir estos amigos de este país.  Luego os cuento.  Tened fe.

Leave a Reply

Your email address will not be published.