FIESTAS DE MADRID – SAN VALENTÍN

Esta es de gran importación de otras partes.  No sé cuando llegó a tener relevancia en nuestras vidas aquí, pero debió de ser algo relativamente reciente.  Para muchos representa el día más superficial, pero hay que joderse con la importancia que se le da algo que a nadie le importa…se supone.  A nadie le gusta pero anda si la mujer en tu vida no te clava con dos rayos afiladísimos si no te presentas con por lo menos un detalle.   A mí también me podría tocar un detalle.  Nada de eso.  Hay quien me critica por rechazar un día dedicado al amor, después de todo, hay tan pocos, pero la verdad es que se puede hacer de otra forma, ya que se reduce tanto a lo de siempre…regalos, esperanzas y sobre todo, expectativas.  El otro día vi un artículo sobre los diez regalos que jamás se deberían dar en ese día…da la casualidad de que son los diez regalos que más se hacen…y la razón era que eran tópicos y que corrías el riesgo de quedar mal con tu chica al recurrir a ellos.  ¡Hala! Pero el propio día es un tópico, ¿qué más da el regalo?  Lo interesante es hacer un regalo de San Valentín el día 14 de marzo (por ejemplo) que es lo más original, lo más sorprendente, y lo más indicativo de unos sentimientos.

         Bueno…da igual…es un día que llega y se va casi desapercibido…efímeramente…y se olvida con una facilidad cálida y esperanzadora.